• Melissa Aguilar - AMAD

#TipsdeImagen: Los 7 errores de imagen profesional más cometidos


Es normal que las mujeres cometamos algunos errores al momento de elegir la vestimenta que llevaremos al trabajo. Normalmente nos enfocamos en vernos atractivas, pero eso no es necesariamente adhoc con la Imagen Profesional que NECESITAMOS proyectar.

Pasa algo muy curioso: En el trabajo los hombres se visten de manera más apropiada que las mujeres. No digo que se vistan mejor, sólo de manera más apropiada, pues siendo sinceros, hay menos margen de error: una buena camisa, corbata y traje, y ¡listo!


Somos nosotras las que aveces provocamos dolores de cabeza a las empresas donde trabajamos, por no cumplir con un código de vestimenta ideal para la oficina.


¿Cuáles son los errores más comunes al elegir un outfit profesional? Muchos podemos decirte qué NO usar... pero en este post, quisieramos enfocarnos en darte ideas de qué SI usar... por lo que TODAS las imágenes que te compartimos son ideas con las que te podrás ganar un SUPER SI!! :)


1) Elegir la ropa con la que nos sentimos más atractivas

Esto es muy común y es natural. Con el deseo de vernos bonitas y atractivas elegimos prendas que, en vez de proyectar una imagen ejecutiva, parece que nos arreglamos para una cita personal. No es sorpresa observar prendas muy ajustadas, como leggins, vestidos o faldas muy cortas, blusas escotadas, transparentes, medias de red, jeans rotos, tenis, etc., pero lo mejor es evitarlos.


Ejemplos de cómo sí:




2) Dejarse llevar completamente por las tendencias

Es también muy común que tenemos muchas ganas de estrenar esa prenda que acabamos de comprar, esta en super tendencia, y es ¡ahora, o nunca!, y la verdad no es taaaan mala idea, siempre y cuando ciudemos el outfit completo.

Las tendencias no están peleadas con la Imagen Profesional. Como lo hemos platicado en nuestros posts anteriores de estilo y tendencias, el corte, tipo de tela y la combinación total completa es clave para no caer en el mal gusto.

Recuerda combinar todo con prendas básicas versátiles para que puedas armar más combinaciones y tu presupuesto rinda más.

Ejemplos de cómo sí:




3) Desconocemos la forma de nuestro cuerpo

Existen 7 siluetas de cuerpo diferentes que se determinan por el ancho de la espalda, la amplitud de la cadera y qué tanto se marca la cintura. Y por si esto fuera poco, a la hora de elegir qué vestir también debe tomarse en cuenta si tenemos busto grande, caderas prominentes, muslos amplios, entre otros detalles más.  

Recuerda que nuestro objetivo es balancear nuestra silueta para causar un efecto más simétrico, así que te recomendamos primero conocer tu cuerpo y buscar tips de qué te queda mejor.

Ejemplos de cómo sí:




4) Descuidar nuestro cabello, ya sea por el peinado o el tinte que usamos

La buena imagen empieza por el cabello. Mujer que acuda a la oficina con un cabello desarreglado perdió de inmediato una presencia ejecutiva. Es muy común observarlo, y sucede porque nos confiamos en que si todo lo que usa se ve bien en el cabello puede sacrificar arreglo, o por que está de moda usarlo "natural". Pero no es así.

Otras veces, el cabello tiene un buen corte pero el tinte (el color) elegido no les favorece. El error más cometido es querer ser rubias en tonos que no va con nuestro tono de piel.

Ejemplos de cómo sí:




5) Maquillaje en exceso, o por el contrario, nulo

Parece obvio, más no siempre lo vemos así. El maquillaje en el trabajo debe ser de estilo ejecutivo, es decir, aquél que logra un terminado sutil, casi natural, que corrige imperfecciones en ojeras, usa máscara de pestañas, un poco de delineador, blush y labial tenue. Los ojos deben sobresalir con un arreglo elegante y no dramático. ¿Qué maquillaje es el que a veces se observa? Cejas muy marcadas, sombras muy oscuras y ojos muy delineados, pestañas postizas, exceso de blush y labiales muy llamativos.

En el otro extremo, la ausencia total de maquillaje también es un error, por que transmites falta de profesionalismo.

Un curso de automaquillaje te puede ayudar a resolver todas tus dudas.

Ejemplos de cómo sí:




6) Uñas muy largas o esmaltes muy llamativos

Después de la cara, las manos son la segunda parte del cuerpo que más se observa en cualquier interacción profesional. ¿Cuál es el error que se ve con frecuencia en el arreglo de las uñas? Principalmente dos: uñas muy largas, que de inmediato comunican una imagen de “mujer fatal” antes que “mujer ejecutiva”; y el usar elementos decorativos que salen de lo apropiado, por ejemplo, uñas de gel con estrellas de color amarillo y esmalte azul eléctrico. No es necesario prescindir de tu creatividad en el arreglo de tus uñas, pero debe mantenerse sobre algunos límites más profesionales: colores neutros (beige, gris claro, vino, rosa claro, arena), o utilizar algo clásico (y jamás inapropiado) como el manicure francés.

Ejemplos de cómo sí:




7) Usar zapatos casuales con pantalones ejecutivos

Los zapatos son uno de los pilares en la Imagen. Lo ideal será siempre una zapatilla cerrada, tradicional, no muy altas (para caminar cómodamente) y de colores neutros para que los puedas combinar con diversos outfits.

Ejemplos de cómo sí:



Espero que te hayan gustado los TIPS e ideas! Checa nuestros próximos post de Imagen y Estilo :)





235 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Pinterest - círculo blanco

© 2020 Copyright AMAD México. Todos los derechos reservados